InicioFresa

Fresa

Guía para cultivar Fresa en mi huerto urbano

Quizás sea el cultivo más dulce y sabroso del huerto. Es una planta plurianual que se desarrolla bien en cualquier rincón.

Época de siembra Septiembre – Octubre
Marco de cultivo 30 – 40 cm
Profundidad siembra 0,5 – 1 cm
Exposición solar Pleno sol
Riego Regular y Frecuente
Recolección Primavera

 

 

TierraPreparar la tierra y el abonado

La fresa prefiere tierras ligeramente ácidas. Procuraremos buscarle un lugar soleado pero fresco y con tierra mullida y bien abonada con estiércol muy descompuesto y abundante compost, a fin de mantenerla con un pH más ácido y nutrir bien a unas plantas muy voraces. El cultivo con abonado y acolchado de paja en cobertura permanente, da muy buenos resultados, limitándonos a añadir algo de mantillo o lombricompost en época de fructificación (mayo-junio) a fin de evitar carencias en plena fase productiva.

SiembraSiembra

Rellenar el semillero con sustrato y depositar 1 semilla a 0.5 – 1 cm de profundidad. Trasplantar cuando las plantitas alcancen 5 cm de altura. La siembra de la fresa a partir de semilla es muy complicada, además el primer año no dará fruto. Es recomendable comprar la plantita en un vivero. La planta de la fresa, de forma habitual, desarrolla estolones (hijos) que podemos separar y trasplantar.

TrasplantarTrasplante

Realizar un hueco en la tierra del tamaño del cepellón y trasplantar. Entre una planta y otra hay que dejar al menos 30 cm. No enterrar la zona donde salen las primeras hojas.

MantenimientoMantenimiento

Desde mediados de agosto podemos arrancar los estolones y colocarlos en macetas con sustrato orgánico a fin de que enraícen, procurando suprimir las flores o frutos, si los tuvieran. No requieren cuidados especiales aparte del riego regular, la renovación de matas y el arrancado de los estolones que continuamente crecen. El acolchado con agujas de pino, al ser más ácido que la paja, da excelentes resultados en el cultivo de fresas. Les favorece el sembrar ajos o puerros intercalados. Uno de los pocos problemas con las freseras es la avidez con que desaparecen las fresas maduras, comidas por caracoles y babosas, lo que nos obligará a recurrir a las trampas de cerveza o a los gránulos de fosfato de hierro.

RecolecciónRecolección

Recolectar cuando la fresa esté totalmente roja y tenga brillo. Es posible que el primer año no de mucho fruto.