InicioCrea tu huerto urbano en 6 pasos

Crea tu huerto urbano en 6 pasos

 

1. Elegir el soporte de cultivo para el huerto urbano

 

Mesas de cultivo

Las mesas de cultivo son la forma más cómoda de disfrutar del huerto urbano tanto si dispones de un jardín, terraza o balcón. Esta es la mejor solución para tu huerto urbano, tanto por la comodidad que aporta por la altura de la mesa como por la producción que puedes llegar a conseguir.

Cajoneras de  cultivo

La solución perfecta para delimitar una zona de cultivo en el jardín o terraza. Al instalar la estructura de huerto urbano elevado en el suelo, conseguimos una zona de mayor altura en la que trabajar de forma más cómoda y al mismo tiempo creamos un espacio en el que aportar los sustratos y nutrientes que necesita nuestro huerto urbano.

Macetas de huerto

Si no dispones de espacio para colocar una mesa de cultivo, también puedes crear tu “macetohuerto” utilizando macetas y pequeños sacos de cultivo. Verás que cualquier rincón soleado se puede convertir en tu huerto particular.

Jardín vertical

Los huerto verticales son originales, diferentes y atractivos. Si dispones de un espacio medio o reducido y no quieres quedarte atrás, te presentamos las diversas formas de poder crear un huerto urbano vertical que no pasará desapercibido.

 

2. Preparar el sustrato

En mi huerto urbano te recomendamos una mezcla de fibra de coco (60%) y humus de lombriz (40%). Esta mezcla, una vez humedecida y colocada en el soporte elegido constituye un medio perfecto para el cultivo de todo tipo de verduras y hortalizas. También puedes añadir perlita para mejorar la aireación del sustrato y la retención de humedad.

Elegir el mejor sustrato es muy sencillo, tan solo tienes que saber la cantidad de litros que admite tu mesa de cultivo o macetas.

 

3. Ver compatibilidades

 compatibilidades

 

4. Sembrar las semillas

La utilización de semillas ecológicas es la manera más directa y sencilla de cultivar las plantas. Es muy gratificante ver como nacen las semillas una vez plantadas. Es muy importante que nuestras semillas tengan las condiciones necesarias para poder germinar bien. Las semillas necesitan humedad y calor para poder nacer.

La semilla ecológica garantizada es la única que garantiza que las sucesivas generaciones de semillas conserven intacta su capacidad de generar nuevos frutos.

Para realizar una siembra directa necesitaremos tener el suelo desmenuzado, fino y con la humedad adecuada. Debemos aplicar previamente un mantillo de compost antes de sembrar, de esta manera las semillas tendrán unas condiciones favorables para nacer.

Es muy importante antes de depositar las semillas en la tierra, verter las semillas sobre la mano para conocer el tamaño y el estado de éstas. Para que las semillas puedan germinar sembradas de manera directa en la tierra, ésta debe estar a una temperatura como mínimo de 8 grados por lo cual, no es aconsejable plantar directamente a principios de año, que es el momento en el que la tierra es más fría.

En el espacio de siembra, depositaremos alrededor de 3 o 4 semillas en la distancia del plantado que nos quedará finalmente.

Si decides plantar en semilleros deberás asegurarte que éstos poseen agujeros en la base para facilitar el drenaje, antes de sembrar debes regar el compost en el cual vas a depositar, porque si no corremos el riesgo de que las semillas se vayan al fondo del semillero y no nazcan.

Antes de transplantar del semillero a la tierra directamente o bien a uno más grande, nos aseguraremos de que éstos estén regados y húmedos, ya que si no, el compost permanecerá seco una vez realizado el transplante a pesar de que lo riegues. Una vez transplantado, es importante volver a regar. También debemos saber que las no podemos transplantar las plántulas, por lo menos hasta que posean 3 hojas y que llenen con sus raíces totalmente el semillero.

Llamaremos marco de plantación a la separación entre las plantas de nuestro huerto urbano.

 

5. Diseñar el sistema de riego

 

Regadera

Es el tradicional sistema de la regadera o de la manguera de agua, que distribuye el agua por las plantas una a una. Desde luego, es el mejor modo de mantener un jardín cuándo éste tiene reducidas dimensiones. La regadera tiene la ventaja de imitar el agua de lluvia sobre las plantas.

Riego por goteo

El riego por goteo se caracteriza por ser de costo adsequible. Consiste en aportar el agua de forma local, justo al pie de cada planta mediante goteros emisores.

Los goteros pueden ser:

- Integrados en la propia tubería

- De botón, que se pinchan en la tubería

Los más baratos son los integrados “no autocompensantes”

Los goteros que se pinchan resultan más prácticos para jardineras o zonas donde las plantas estén más desperdigadas y se pinchan ahí donde se necesiten.

¿Ventajas?

- Ahorra agua

- Facilita la consevación del suelo

- Eleva el rendimiento de los cultivos

- Permite la fertirrigación, aplicar fertilizantes disueltos y productos fitosanitarios directamente en la zona radicular de las plantas.

- Mejora la calidad de los productos cosechados

- Mantienen mejor la humedad en el suelo constante y sin encharcamiento.

- Pueden usar aguas ligeramente salinas, ya que la alta humedad mantiene las sales más diluidas. Su se usa agua salina, hay que aportar una cantidad extra de agua para lavar las sales a zonas más profundas, por debajo de las raíces.

Los materiales que se usan para la instalación del sistema, están constituidos por tuberías de PVC de agua de desgüe, siendo las redes principales de la clase 5 y 7,5, mientras que las líneas de distribución son de clase 2 y 5. Los laterales de riego están formados por mangueras de polietileno de 20 mm, tubos de PVC de 5/8, o cintas de goteo de 16 mm.

Riego exudante

Sistema de riego eficaz, duradero y de fácil instalación. Adecuado para el riego de mesa de cultivo, jardinera y huertourbano de cualquier tamaño, incluso grandes instalaciones. Ahorra gran cantidad de agua.

 

6. Elegir el abono ecológico

Para fertilizar el suelo, en la agricultura ecológica se emplean abonos orgánicos, se siembran leguminosas para fijar el nitrógeno en el suelo, se echa estiércol o se incorporan abonos minerales pulverizados.

Entre los abonos orgánicos destacamos:

- El estiércol, abono formado por los excrementos de animales (vaca, cabra, conejo, oveja, caballo, gallina, paloma y murciélago) y los materiales empleados para las camas de ganado, paja.

- El humus de lombriz o vermicompost, abono producido por las lombrices tras digerir restos de materia orgánica.

- El compost, constituido por los restos de cultivos acumulados durante largos períodos de tiempo, convertidos en materia inorgánica por la acción de las bacterias y hongos.

- Abonos verdes, son las plantas de crecimiento rápido y abundante, que se siembran para segarse y enterrarse en el suelo para mejorar su fertilidad.